Microrrelato: Desde el precipicio.

A pesar de todas las malas circunstancias. Siempre podemos encontrar salidas, mejores o peores. Pero nos enseñaran lugares diferentes, otras perspectivas.
Las vista desde arriba se ven mejor, pero no significan que vaya a ser la vista correcta.
El mi ciudad, donde la valla de publicidad se coloca en la zona más alta. No encontraras un gran HOLLYWOOD escrito. Solo la cara de un actor, vendiéndote una colonia.
Me gusta subir allí y mirar a lo lejos. Un coche diferente, un viaje diferente, una persona diferente…
Imaginando que se encontrara y hasta donde pueden llegar. Hay veces que me gustaría, coger el coche. Viajar por la carretera, sin ningún rumbo fijo y encontrar un destino diferente. Sea desde arriba o desde abajo, deseo encontrar puertas en todas partes. Todas las posibilidades. Puedes lanzarte al precipicio y darte un buen golpe o bajar poco a poco con tu cuerda, viendo las vistas con calma.
Mientras yo sigo viendo las vistas desde mi valla publicitaria.

Escribir jugando Mayo: El protector.

El tiempo es un bien muy preciado. Su protector lo custodia, como un pirata el cofre del tesoro. Todo se para bajo un cielo estrellado, el mago del tiempo necesita descanso. Su sueño segundo a segundo. Lleva tantos millones de años cuidando de nuestras horas, desea ser relevado. Busca el ser perfecto que custodie el tiempo, tan bien como él. Vivir en soledad, en ese universo estrellado. Supervisando todas nuestras vivencias, sin poder vivirlas. Es el reto más duro.

74 carácteres.

Otro mes más el reto de Lidia Castro.

12/52Haz un relato que incluya las palabras “lunes”, “guisantes” y “alfombra”. RETO-El lunes que el guisante quedo en la alfombra. (Microrrelato).

wp-15466580788638332978003803278391.png


El lunes que el guisante quedo en la alfombra

alfombra-que-te-hara-sentir-como-en-el-bosque-4.jpg

Ante un mundo conocido, pero por descubrir. Donde una mota de polvo podría asfixiarme y un acaro arrancarme la garganta. En cada filamento que paso, sin encontrar la salida fuera de este lugar. Me encuentro tan pequeña como un guisante, sin saber como acabo este siendo mi tamaño. A cada paso que doy algo nuevo y diferente descubro.

Como cada lunes al salir de mis rutinas y tareas diarias. Fui directa a la consulta del dentista. Una muela que me estaba destruyendo. Lo ultimo que recuerdo, es como el auxiliar de clínica me ponía el gas anestésico. Debo encontrarme en un sueño profundo, cuando me despierte estaré sin la muela ya. Me voy adentrando en esta selva marrón de pelos, puedo oír los seres que aquí

habitan, pero no consigo verlos. No encuentro nada útil cerca mio, no veo la salida.

Al levantar la vista hacia arriba, algo de claridad llega asomar. Me subo a uno de los filamentos y puedo verme a mi sentada en el gran sillón del dentista, dormida. A mi lado está el dentista riendo de forma macabra. Hay es cuando consigo darme cuenta de donde me encuentro. En la pequeña alfombra de la consulta, que para mí parece un gran mundo.

Desperté de ese extraño sueño o eso creo.

*Imagen de  David Martínez en blog de humor.*

8f42bf78-97e6-4e35-8ec5-709ed099f8e9-bc677968-884e-4899-8706-6710859dba8f-v1

1812049241240.barcode-300.default

Microrrelato de marzo-Escribir jugando-El Esfagé y La Labu tua.

OS dejo el micro del reto de marzo de escribir jugando de Lidia Castro Navás.

 

El Esfagé y La Labu tua

En el Esfagé las criaturas del bosque se preparan para el equinoccio de primavera. Desde hadas, ninfas, duendes y elfos. Hasta las pequeñas “labu tua”. Los seres más sabios y con la labor más delicada. Asegurar que cada ser del bosque cumpla su tarea con cuidado. Al acabar el Esfagé y dejar todo dispuesto para el momento de apertura de primavera, la labu tua vuelve a su letargo hasta el siguiente Esfagé.

—Tía Laura y ¿los podemos ver?—Dice el niño, llevándose las manos a la barbilla.—

—No se dejan ver a menos que quieran. —

++-.jpg

8f42bf78-97e6-4e35-8ec5-709ed099f8e9-bc677968-884e-4899-8706-6710859dba8f-v1