Normalis vitae.

Pasa los días lentamente, Nei, sigue sin despertar y el cuerpo que dejaron en el hospital, es el de Erin. Sigo sin creer que yo este aquí, que escape, que, “puedo continuar con mi vida”. Eso esperan, pero no es fácil, ni lo sera.

Elliot sigue sin aparecer, y el zulo, reducido a cenizas. No han conseguido, ni una sola prueba. Es demasiado listo para dejarse atrapar. Mañana me trasladaran a casa, para volver a “la normalidad”, en la cual, visitare a Nei y la tumba de Erin. Cosas que debo afrontar, dejar atrás, para poder continuar con el día a día.wp-15435750971536370885382918115903.png

Me quedo recostada en la cama, con la mirada hacia la ventana, las nubes, los pájaros, la oscuridad del cielo. Comienzo a sentir angustia y comienza a dolerme el pecho, de mi boca solo salen gritos, gritos desgarradores.wp-15435750311103832070685265268945.png Mi madre me abraza fuerte contra su pecho, mientras tararea una nana, veo las lagrimas brotar por sus ojos. Poco a poco, comienzo a tranquilizarme y tarareo con ella. Mi madre me deja tumbada en la cama, me arropa con la manta, y el cansancio me deja de nuevo dormida.

 

No quiero dormir. Las pesadillas volverán. Debo de estar despierta.


Me encuentro en el pasillo del hospital, de pies, mirando hacia el final del pasillo norte. Voy acercándome. Giro dos veces a la derecha, para encontrarme de frente con la habitación 518, en UCI. Miro a través de su gran cristalera, hay una chica en una cama, llena de cables y maquinas. Sé que no debo entrar, pero mis piernas no obedecen a mi cabeza y paso a la habitación de todas maneras. Una sensación fría recorre todo mi cuerpo, y al acercar mi rostro al de la chica, reconozco sus facciones debajo de todo lo que lleva.

  • Nei … – ¡De repente levanta su mano y apretó mi muñeca! ¡Sus ojos se abren!.

     Me despierto sudorosa de nuevo en mí habitación de hotel. No sabia como categorizar ese sueño. Mi madre entra a la habitación muy agitada.

     

  • ¡TU AMIGA DESPERTÓ! – No podía ser coincidencia.

firma

Finita est.

BA ad.

Fuga consilium.

Ad inferis.

depresso.

Primo contactu.

Haec.

Peperit.

Coactio.

Ipsum.

Volo vincere ludum tuum.

Suspicionis.

Confodere.

Dolorem.

Hic incipit 2.

Hic incipit.

 

 

 

 

 

 


Safe Creative - Registro de propiedad intelectual

Fuga consilium.

Despierto de golpe, sigo teniendo el saco en la cabeza, el cual se me pega en la cara y me dificulta respirar. Sujeta con fuerza mis muñecas y comienza a atarlas con una cuerda, es gruesa y áspera al contacto con la piel. Arranca el saco húmedo de mi cabeza y me levanta de golpe. No levanto la cabeza, prefiero seguir adelante.

Vamos caminando por los pasillos del lugar, sigo sin tener claro donde estamos situados. El olor a moho es nauseabundo. Llegamos a una puerta pequeña, de madera, asombrosamente esta limpia, con un color blanco, IN-TAC-TO. Él abre la puerta y extiende su mano, ofreciéndome que pase antes. Como si los modales importasen ahora.

Nos encontramos delante de un baño, completamente limpio. Al nivel que están mis nervios y mis sentimientos, comienzo a llorar. Ya me da igual cuantas capas de suciedad tenga mi piel, y dado que no me tiene en una suite, solo quiero huir.

Es todo tan surrealista, me tiene encerrada en un zulo, lleno de mierda y me graba 24 horas al día, pero ahora me permite poder darme un baño, sin vigilancia. Antes de que cierre la puerta me doy la vuelta, y mientras le miro con odio, comienzo aplaudirle. Cierra la puerta, sin decir ni una palabra, se escucha como hecha la llave por fuera.

No estoy segura de cuanto tiempo tengo, pero tengo que ser rápida y conseguir algo con lo que golpearle, quitarle las llaves y huir.

Ad inferis.

firma

depresso.

Primo contactu.

Haec.

Peperit.

Coactio.

Ipsum.

Volo vincere ludum tuum.

Suspicionis.

Confodere.

Dolorem.

Hic incipit 2.

Hic incipit.


Safe Creative - Registro de propiedad intelectual