4.52/2021: Escribe una historia de amor entre dos especies fantásticas. La luna de Øniwa y las almas de fuego.

Reto 4 de 52 del 2021: Historia de amor entre dos especies fantásticas.

La luna de Øniwa y las almas de fuego.

No siempre tiene que ser dulce como el algodón de azúcar, ni tierno como un gatito. Del mundo de donde vengo, la oscuridad es lo más bello, el fuego demuestra pasión y mi apellido es la fuerza de todo ese pilar. Mi vida comenzó como la de cualquier otro humano normal, con la diferencia de que yo no soy humana. Aunque si soy nacida y criada en la tierra, en una pequeña isla italiana… Mi raza es más antigua que el planeta donde he vivido toda mi vida. Provengo de dos mundos enfrentados por sus propios creadores. Y cuando se enteraron de mi existencia con una prohibición de viajar hasta allí no les bastaba… La ejecución es su única alternativa. Pero desde luego yo era más fuerte, pero ni ellos lo sabían, ni yo tampoco. Recibí mucha ayuda entre ellos estaba él. Dassaë es un joven Gnódra de Le Bramso, o las sombras. «El día que le vi por primera vez, sentía que el corazón se saldría del pecho. Y escuchaba sus dos corazones latir con la misma o incluso más intensidad. No hizo falta hablar, solo nos fuimos acercando hasta que nos rozamos la piel uno al otro. Sus ojos desprendían fiereza, cambiando incluso de color. Su transformación no era al cien por cien, pero tenerme al lado le tenía tan nervioso que no podía controlar su aspecto del todo. Mi piel se ponía de gallina al contacto con la suya, todo iba tan despacio que parecía que se había parado el tiempo por completo.

—No sé que deseo más, si comerte a besos o comerte sin más.—Dijo él lanzándose sobre mí. Sus colmillos rozaban mi cuello, haciéndome tener descargas por toda mi columna.

—Podemos decorarnos mutuamente.— Al decir la última palabra mi apariencia Celesiaca(como yo le apodera mitad celestial mitad demoníaca) apareció. Él se retiró durante unos segundos, pero después nos volvimos a lanzar uno sobre el otro convirtiéndonos en uno solo. Finalmente pude ver como por momentos su piel escamada brillaba bajo la luz de la luna Øniwa en el bosque de almas de fuego. Siendo dos seres con esa misma característica lo que tapaba nuestra desnudez fue consumido por las llamas.

—¿Qué ser eres?—Preguntaba él una vez pusimos fin a nuestra pasión. Y nuestras bocas dejaron tiempo para algo más que estar pegada una a la otra.

—Aquella nacida de luz y sombra. A la que todo el mundo llama Ersaiku.— Él no habla, solo me mira, ni siquiera parpadea.

—¿Tienes miedo Dragón?—Me miro, me acaricio el rostro y después me sonrió.

—Claro que no, es solo curiosidad. Desde luego que eres única, y estás aquí conmigo. De nuevo se abalanzó sobre mi boca, dejando por el camino un rastro de besos por mi cara y mi cuello. Continuo otro rato más, después sin cansarnos el uno del otro volvimos a resguardarnos en el calor que nos aportábamos uno al otro. «Era tan reconfortante». Cuando me tuve que separar de él y volver a mi vida, ahí supe entonces que Dassaë era especial, aunque no se tratara de la realeza, ni siquiera un alto cargo de consejo Feesaiku. Estábamos destinados a estar juntos, pero eso me pasa con casa ser que comparto algo, mi madre me lo dice siempre. Demasiado enamoradiza, siempre lo doy todo.”


Lunes de novedades.

Así es, ¡un buen comienzo de semana! Por fin puedo decir que ya están las fuentes de Kurgae(Gersaiku) y Ferekhu(Feesaiku), para el manuscrito de proyecto infierno ya están completas y subidas al pc. Deseando usarlas y incluirlas en los capítulos que corresponde.

Os dejo unas imágenes para que veáis lo que es.


2.52/2021: Reto Literup: Moirak.

Continuamos los retos de Literup, que vamos con retraso. 👏🏼👏🏼👏🏼

En este 2° RETO, nos piden que sea protagonizado por tres reinas magas. Me imagino que va para que sea ambientado en fiestas y sea con la temática de los 3 reyes magos. Pero como esto de los retos no tiene normas y no hay nada claro voy hacer con el relato algo diferente. Disfrutarlo mucho.


  MOIRAK

La hora de media noche, donde la magia surge por cualquier rincón. La luna brilla más grande que cualquier otro día. A lo lejos, en la espesura del bosque… Se divisa otro punto caliente. Reunidas tres jóvenes novatas encienden una hoguera y comienzan asar unas nubes.

—Chicas encontré este libro en el desván de mi abuela. Además me gustaría contaros algo.—Dijo Circe mostrando el libro a sus amigas. De las tres chicas era la más reservada, pero dentro de ella ocultaba un gran talento para las artes oscuras. Era momento de contárselo a sus amigas. Pero para sorpresa de ella, no era la única en esconder un secreto. Azora fue la siguiente en hablar, y lo soltó de golpe.

—¡Soy bruja!— La atención dejo de centrarse en Circe pasando a mirar a Azora, que era todo un manojo de nervios. Aitana que era la mayor se levantó y mirando a sus amigas levantó la manga de la chaqueta, mostrando su muñeca derecha. Se podía ver unas marcas de cruces estriadas. Siguiendo los pasos de su amiga las otras dos chicas restantes comenzaron a enseñar sus marcas. Circe enseñó su antebrazo derecho mostrando dos serpientes entrelazadas y Azora muestra el lateral del antebrazo dejando ver una serie de espirales unidas. Ambas se miran sin saber que decir, parece que la tensión del momento se va y por fin las chicas se relajan y comienzan a reírse.

—Soy del Aquelarre del Norte «Ilargi Betea Iluna».— Dijo Azora.

— El mío es el Aquelarre del sur «Otsoa uluka» conviviendo en la naturaleza.—Siguió Aitana.

— En el centro del bosque está el Aquelarre más sabio y dominante de Euskal Herria, «Sugearen azala».—Aitana y Azora se quedaron con la boca abierta al saber que su amiga era una «piel de serpiente».

—Ese Aquelarre está dividido por el nivel de magia. ¿Verdad?— Circe solo asiente, confirmando así la pregunta de Aitana.

—¿En qué nivel estas?— Circe paso por su rostro la mano bajando el manto de magia que le cubría una brillante piel de serpiente dorada en un lateral de su rostro, luego ella sola desapareció.

—»¡Urrezkoa!».— Dijeron las dos chicas al unísono.

—¡Se te considera casi de la realeza en el mundo de la magia oscura!

—¡Y en el de la blanca!— Las dos se ven muy emocionadas con las noticias contadas por Circe.

—Anda que lo que ya es casualidad, es que las tres seamos brujas herederas de sangre.

—¿Sabéis lo que significa todo esto?— Pregunto Aitana.— Las otras dos muchachas se escogieron de hombros.—Los hilos de nuestros destinos se han anudado para que los sigamos tejiendo ¿Y…? Si somos las próximas Moiras.

—¿Qué?— Se escucha a Circe y Azora.

—Las Parcas o Fatae.— Las chicas siguen poniendo cara de incógnita, Aitana resopla frustrada.—La Moirak o Grim Reaper.

—Las brujas hermanas de profecitar la vida pasada, presente y futura.

—Esas, somos nosotras.

—»Patuaren Ahizpak». Colocar las muñecas izquierdas.— Circe pasa su mano por encima de las tres muñecas.

—Oficialmente somos «Hermanas del destino».— Un tatuaje con forma de ojo aparecía en el lugar elegido por las jóvenes brujas.

—Somos las tres magas del bosque, veladoras de la vida y quien pone fin a la misma.

—Te ha salido muy poético, ¿No crees?—Decía Aitana.

—Pues compañeras magas, «Patuaren Ahizpak».—Completaba Circe.

—»Basoko hiru morroiak».— Dijo Azora de nuevo.

Aitana colocó una mano sobre el hombro de Circe para mostrarle su apoyo.

—Lo siento Azora, pero yo también prefiero ser «Patuaren Ahizpak».

—Yo creo que se nos conocerá por muchos nombres en el futuro, ya comencé a tener el primer hilo que tejer. Démonos las manos.

Las novatas comenzaron a brillar con una luz propia diferente a cualquier otra, dejando de estar en el mundo presente para pasar a otro plano. Subiendo poco a poco por encima del nivel del suelo, al abrir todas al mismo tiempo sus ojos sus cuencas estaban vacías y su mirada podía verse a través de sus tatuajes en las muñecas, luego soltaron su agarre y sus manos comenzaron a tejer un manto invisible, finalmente Azora fue quien corto el último hilo anudado así el alma de una larga vida ya finalizada. Cuando la conexión ha finalizado ambas vuelven a la normalidad y regresan a suelo firme.

De nuevo se miran desconcertadas y se vuelven a reír.

—Pues parece chicas que aquí comienza nuestra aventura.