3.52/2021- Microrrelato: «Starxhia».

En el tercer reto de Literup del 2021 nos piden que soñemos. Quieren una historia corta de fantasía onírica.

He querido continuar con Unión por magia y las Moirak, jugando de nuevo con ese vacío que hay donde no te dicen si puedes o no continuar la historia anterior. Esta vez se sigue más de cerca a la pequeña Azora.

¡Disfrutar la historia!


«Starxhia»

Han pasado varios días, después de la primera conexión entre las chicas. Azora lleva semanas sin poder pegar ojo, y sus sueños son cada vez más reales. Tanto, que le asusta el poder que eso puede ocasionar en un futuro no muy lejano.

《Desde el cielo rosado y el verde prado, las «Basoko hiru morroiak» reinaban juntas cada punto de la isla. «Starxhia» está alimentado por la magia de las tres jóvenes, y es necesaria la magia de todas. Su mayor poder era el de tejer vidas, pero también el peor…Ya que eran quienes decidían cuando finalizarían. Cada día las tres reinas se juntaban para conectar su magia, y ver que nuevo futuro sucedería en la ciudad de Starxhia. La pesadilla comenzaría en ese instante.

Ellas se encontraban levitando, suspendidas en el aire y observando por el tatuaje del ojo. Sus verdaderas miradas estaban vacías y sin nada de vida, con una oscuridad infinita en ellas. Pronto comenzó a emanar de las cuencas un líquido muy similar al alquitrán. Cuando comenzaron a enlazar las manos y tejer las almas simultáneamente, Azora saco las tijeras para finalizar esas vidas. Cuando corto los hilos, la primera en caer fue Aitana y después le siguió Circe. Al cortar la última, al mismo tiempo Azora se desvaneció en el suelo y tras varios segundos sus corazones se pararon uno detrás de otro. Después según se iban marchitando sus cuerpos como flores, el reino de Starxhia moría junto a ellas. Todo se oscurecía y la magia se apagaba》 .

Azora se despertó sobresaltada, se alegró en parte… A pesar de ver que todo lo ocurrido era un sueño demasiado oscuro y que por el momento las moirak seguían vivas. Esa pesadilla sería algo más que eso, pero mejor no contar nada a las chicas hasta estar seguras.

En sus respectivas casas, Aitana y Circe tenían el mismo sueño. Y sentían el mismo temor por el futuro, ocultándose unas a otras la verdad. Sin darse cuenta que ya todas eran conscientes de ella…


Prima quae prius 6.

«Me despierto con el sonido del timbre de la puerta principal, me sorprende un poco, mi madre no me dijo que esperaremos a alguien. Cojo algo rápido que ponerme y voy directa a la ducha, la verdad no siento curiosidad por saber quien es, prefiero tomarme mi tiempo, despejarme. Meterme en la ducha me aleja de ciertos malos recuerdos. Es entrar en un mundo en el que solo me encuentro yo, en la nada, sin nadie, sin mi pensamiento, vago sin rumbo y en ese momento soy todo paz. Al cortar el agua todo vuelve a mí, y vuelvo a caer en total oscuridad. Todo el mundo me dice lo mismo que saldré de ello, que soy fuerte…Pero ya estoy harta, yo eso no lo veo.

Me visto y bajo a desayunar, en la cocina me encuentro a mi madre hablando con los detectives, pero hay alguien más con ellos, esta despaldas y reconozco la marca de la nuca, me hecho hacia atrás, muestra mi descontento con la situación y ellos lo notan».

Normalis vitae.

Pasa los días lentamente, Nei, sigue sin despertar y el cuerpo que dejaron en el hospital, es el de Erin. Sigo sin creer que yo este aquí, que escape, que, “puedo continuar con mi vida”. Eso esperan, pero no es fácil, ni lo sera.

Elliot sigue sin aparecer, y el zulo, reducido a cenizas. No han conseguido, ni una sola prueba. Es demasiado listo para dejarse atrapar. Mañana me trasladaran a casa, para volver a “la normalidad”, en la cual, visitare a Nei y la tumba de Erin. Cosas que debo afrontar, dejar atrás, para poder continuar con el día a día.wp-15435750971536370885382918115903.png

Me quedo recostada en la cama, con la mirada hacia la ventana, las nubes, los pájaros, la oscuridad del cielo. Comienzo a sentir angustia y comienza a dolerme el pecho, de mi boca solo salen gritos, gritos desgarradores.wp-15435750311103832070685265268945.png Mi madre me abraza fuerte contra su pecho, mientras tararea una nana, veo las lagrimas brotar por sus ojos. Poco a poco, comienzo a tranquilizarme y tarareo con ella. Mi madre me deja tumbada en la cama, me arropa con la manta, y el cansancio me deja de nuevo dormida.

 

No quiero dormir. Las pesadillas volverán. Debo de estar despierta.


Me encuentro en el pasillo del hospital, de pies, mirando hacia el final del pasillo norte. Voy acercándome. Giro dos veces a la derecha, para encontrarme de frente con la habitación 518, en UCI. Miro a través de su gran cristalera, hay una chica en una cama, llena de cables y maquinas. Sé que no debo entrar, pero mis piernas no obedecen a mi cabeza y paso a la habitación de todas maneras. Una sensación fría recorre todo mi cuerpo, y al acercar mi rostro al de la chica, reconozco sus facciones debajo de todo lo que lleva.

  • Nei … – ¡De repente levanta su mano y apretó mi muñeca! ¡Sus ojos se abren!.

     Me despierto sudorosa de nuevo en mí habitación de hotel. No sabia como categorizar ese sueño. Mi madre entra a la habitación muy agitada.

     

  • ¡TU AMIGA DESPERTÓ! – No podía ser coincidencia.

firma

Finita est.

BA ad.

Fuga consilium.

Ad inferis.

depresso.

Primo contactu.

Haec.

Peperit.

Coactio.

Ipsum.

Volo vincere ludum tuum.

Suspicionis.

Confodere.

Dolorem.

Hic incipit 2.

Hic incipit.

 

 

 

 

 

 


Safe Creative - Registro de propiedad intelectual

Finita est.

Me coloco tras la puerta, veo su figura de espaldas a mí. inhaló, levanto la tapadera, exhaló y golpeo con la tapadera su cráneo. El se lleva las manos a la cabeza, acto seguido, cae hacia delante. Me acerco a el, y no pierdo el tiempo, registro sus bolsillos, cojo las llaves y su teléfono. Salgo de la habitación y busco la salida. Para no perderme, voy hasta el zulo y desde ahí recorrí el camino que se hacía la salida. De fondo visualizo la luz del exterior. Comienzo a comprobar las llaves, de fondo escucho pasos, se acercan a gran velocidad. Me concentro en encontrar la llave, pero también en el sonido de pasos, cada vez más cerca. Tercera llave, nada. Encajo otra más, se me acaban las posibilidades, ¿gira, gira? ¡SI! – Giro la llave y la puerta se abre, el sol me ciega, pero no puedo atrasarme, me volverá a atrapar. Saco la llave, cierro la puerta, y compruebo que siga así.

Me guardo el llavero y comienzo a correr a través de la arboleda, voy sin rumbo. Saco el teléfono. Marco el numero de emergencias… Da tono. – Cogerlo.

– 112, emergencias. – Estoy agitada, debo seguir adelante, pero debo avisar de la situación.

– Me, me llamo Alicia Vázq… – Tropiezo y el teléfono se me cae, cojo aire, me levanto y sacudo mi ropa. Busco el teléfono entre las hojas que hay en el suelo.

– ¿Alicia?, ¿Alicia?, ¿Es usted Alicia Vázquez Morales? – Sigo corriendo, escucho mi nombre completo, y las lagrimas salen de mis ojos.

– ¡SI!.- Sigo corriendo. -¡VEO, VEO LA CARRETERA!.- acelero mi paso, no hago mucho caso de lo que me va diciendo la operadora. Me centro en encontrar un punto kilométrico. Alicia, por favor, active el GPS del teléfono. – Lo compruebo, y activo el GPS. Veo el punto kilométrico, me voy acercando. ¡CL-518, KM58!.- Me escondo detrás de unos arboles grandes, al lado de la carretera. Debo evitar que el pase, y me vea.

– ¡Alicia!, los servicios de emergencia van hacia allí, intente resguardarse en lugar seguro. Cuando vea que los servicios están allí, salga. No me cuelgues. ¡Yo seguiré contigo!. – La chica me intenta dar conversación, me mantiene al teléfono, para asegurarse de que sigo bien. Escucho el sonido de un coche, nada de sirenas. Asomo un poco la cabeza entre la maleza… No es el, vuelvo a respirar, estoy muy nerviosa, siento que el corazón se me sale del pecho. La operadora, sigue hablando. Oigo un gran estruendo en el cielo.

– ¡UN HELICÓPTERO!. Salgo hacia la carretera y comienzo hacer señas, en pocos segundos llegan un par de patrullas y la ambulancia. Me dejo caer en el suelo, y comienzo a llorar de felicidad.

– Todo acabo.

firma


BA ad.

Fuga consilium.

Ad inferis.

depresso.

Primo contactu.

Haec.

Peperit.

Coactio.

Ipsum.

Volo vincere ludum tuum.

Suspicionis.

Confodere.

Dolorem.

Hic incipit 2.

Hic incipit.

 


 

Safe Creative - Registro de propiedad intelectual