4.52/2021: Escribe una historia de amor entre dos especies fantásticas. La luna de Øniwa y las almas de fuego.

Reto 4 de 52 del 2021: Historia de amor entre dos especies fantásticas.

La luna de Øniwa y las almas de fuego.

No siempre tiene que ser dulce como el algodón de azúcar, ni tierno como un gatito. Del mundo de donde vengo, la oscuridad es lo más bello, el fuego demuestra pasión y mi apellido es la fuerza de todo ese pilar. Mi vida comenzó como la de cualquier otro humano normal, con la diferencia de que yo no soy humana. Aunque si soy nacida y criada en la tierra, en una pequeña isla italiana… Mi raza es más antigua que el planeta donde he vivido toda mi vida. Provengo de dos mundos enfrentados por sus propios creadores. Y cuando se enteraron de mi existencia con una prohibición de viajar hasta allí no les bastaba… La ejecución es su única alternativa. Pero desde luego yo era más fuerte, pero ni ellos lo sabían, ni yo tampoco. Recibí mucha ayuda entre ellos estaba él. Dassaë es un joven Gnódra de Le Bramso, o las sombras. «El día que le vi por primera vez, sentía que el corazón se saldría del pecho. Y escuchaba sus dos corazones latir con la misma o incluso más intensidad. No hizo falta hablar, solo nos fuimos acercando hasta que nos rozamos la piel uno al otro. Sus ojos desprendían fiereza, cambiando incluso de color. Su transformación no era al cien por cien, pero tenerme al lado le tenía tan nervioso que no podía controlar su aspecto del todo. Mi piel se ponía de gallina al contacto con la suya, todo iba tan despacio que parecía que se había parado el tiempo por completo.

—No sé que deseo más, si comerte a besos o comerte sin más.—Dijo él lanzándose sobre mí. Sus colmillos rozaban mi cuello, haciéndome tener descargas por toda mi columna.

—Podemos decorarnos mutuamente.— Al decir la última palabra mi apariencia Celesiaca(como yo le apodera mitad celestial mitad demoníaca) apareció. Él se retiró durante unos segundos, pero después nos volvimos a lanzar uno sobre el otro convirtiéndonos en uno solo. Finalmente pude ver como por momentos su piel escamada brillaba bajo la luz de la luna Øniwa en el bosque de almas de fuego. Siendo dos seres con esa misma característica lo que tapaba nuestra desnudez fue consumido por las llamas.

—¿Qué ser eres?—Preguntaba él una vez pusimos fin a nuestra pasión. Y nuestras bocas dejaron tiempo para algo más que estar pegada una a la otra.

—Aquella nacida de luz y sombra. A la que todo el mundo llama Ersaiku.— Él no habla, solo me mira, ni siquiera parpadea.

—¿Tienes miedo Dragón?—Me miro, me acaricio el rostro y después me sonrió.

—Claro que no, es solo curiosidad. Desde luego que eres única, y estás aquí conmigo. De nuevo se abalanzó sobre mi boca, dejando por el camino un rastro de besos por mi cara y mi cuello. Continuo otro rato más, después sin cansarnos el uno del otro volvimos a resguardarnos en el calor que nos aportábamos uno al otro. «Era tan reconfortante». Cuando me tuve que separar de él y volver a mi vida, ahí supe entonces que Dassaë era especial, aunque no se tratara de la realeza, ni siquiera un alto cargo de consejo Feesaiku. Estábamos destinados a estar juntos, pero eso me pasa con casa ser que comparto algo, mi madre me lo dice siempre. Demasiado enamoradiza, siempre lo doy todo.”


Lunes de novedades.

Así es, ¡un buen comienzo de semana! Por fin puedo decir que ya están las fuentes de Kurgae(Gersaiku) y Ferekhu(Feesaiku), para el manuscrito de proyecto infierno ya están completas y subidas al pc. Deseando usarlas y incluirlas en los capítulos que corresponde.

Os dejo unas imágenes para que veáis lo que es.


Anclados en bucle_Parte del tren.-Nuevo relato.

Final alternativo

En solo dos segundos todo puede cambiar, sea bueno o malo, en ese instante puede venir diferente. No estaba segura de cuanto, ni siquiera como hasta tal punto esta era mi realidad o un sueño. ¿Podría salir de esto? No era algo claro, no tenía las respuestas, todo era demasiado confuso y no podía encontrar explicación de nada.

Con cada vez que moría y perdía el conocimiento me encontraba más cansada, pero la memoria volvía en cuanto subía al tren.

Samuel y yo buscábamos en dirección contraria a la que ya habíamos buscado, la cosas que vimos antes no volvió aparecer. Los vagones que fuimos pasando volvían a teñirse de gris, sin ver a nadie, pero escuchando susurros. Volvía a sentir la sensación de frío por mi cuerpo como cada pelo de mis brazos se erizaban al escuchar esas voces. Samuel tiraba de mí, él seguía avanzando parecía que no hubiese avanzado.

– ***solo tuu… Solo tuuu… Tienes que subir al tren la próxima vez… ***– Lo escuche justo en mi oreja, dirigiéndose solo a mí, tenía que aclarar si Samuel lo había oído. –
-¿Pudiste escuchar eso? –
-Demasiado ruido, será el aire al pasar tren. – Creo que no hablábamos de lo mismo.
Antes de poder investigar más comenzó de nuevo. El tren freno, comenzó la marcha atrás y acabó.

08/01/2019
Me encuentro esperando en la estación de tren para volver a Gotxea. Esta vez no me ha hecho falta estar en el tren, lo recuerdo todo y se perfectamente que no ha sido un sueño. Saco mi billete del bolsillo y ya veo que está en blanco como la primera vez que me di cuenta de todo. Recuerdo esa voz, como si me estuviese hablando ahora.

«***solo tuu… Solo tuuu… Tienes que subir al tren la próxima vez… ***»

Sabiendo todo esto ya decido no subir a ese tren, ya iré de otra manera o en otro tren, me levanto y al intentar cruzar las puertas no se abren, la gente de la estación ha desaparecido y de la nada el tren espera frente a mí para que suba, jamás podría escapar de esto.
Solo yo debo subir, venía pensando todo el trayecto en esas palabras, recordé que todas las puertas están cerradas menos la de entrada a nuestro vagón, el resto las tuvimos que abrir. Llegando ya a la primera parada donde Samuel solía subir, me levante rápido para cerrar la puerta, debía quedarme sola. El tren freno, Samuel estaba justo de pies de frente a la puerta. Me coloque de nuevo en mi asiento y el tren comenzó la marcha atrás…

Por fin saldría de todo esto. Escuche la explosión y todo acabo.

***No me desperté en mi casa, ni en el hotel, ni directamente en la estación para subir al tren. Esta vez me encuentro en el tren, soy un susurro más, a veces un alma más sentada en su lugar, sin poder hacer nada. Cuando el tren maldito se pone en marcha, comienza el bucle, sin poder vencerlo alguien debe quedar anclado. Si salí de mi bucle, pero ahora yo seré parte de los bucles que vengan, quiera o no.***