depresso.

Estoy empezando a dejar de sentir el frio, las piernas se me están cansando. Poco a poco mi cuerpo flojea, me voy hundiendo. Solo me queda mirar arriba, luna, luna, luna … Es lo único que ven mis ojos ya, llena, tan redonda, brillante.

Mi propia voz, en mi pensamiento va cesando. Un sonido brusco apenas me hace parpadear. Un cuerda gruesa está golpeando las paredes de piedra del pozo. Con las fuerzas que me quedan, intento atraparla, apenas puedo respirar, y no hago más que tragar agua. Las puntas de mis dedos rozan la cuerda, pero sin llegar a cogerla. En un último intento consigo agarrarme a ella, al tirar de ella, la cuerda comienza a subir sola.

Espero ya por fin estar a salvo, algo dentro de mí me dice que debería dejarme caer, que estaré mejor dejándome ir, que lo que me espera fuera de este pozo será peor que la muerte. Pero mi cuerpo prefiere seguir sujetando la cuerda para poder salir de ahí. No puedo recordar como acabo este siendo mi destino, pero me mentalizo para pelear, más cerca del momento y al borde del otro lado…

 

#Aneizar.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s