Memorias IV.

Hace tiempo que descubrí, que cuando caía tenía muchos pies encima que no me dejaban levantarme. Pero a pesar de todo siempre en algún hueco encontraba alguna mano que me ayudaba para volver arriba. Que a un que me haya sentido muy sola, nunca lo he estado al 100% ( o por lo menos no lo sentía así…).

Este 2020 lo quería ver como una nueva oportunidad, dar vida a mi proyecto y compartir la alegría de conseguirlo. Pero apenas puedo decir que sigo estancada no solo en el mismo libro, si no en el mismo puesto de trabajo…sin avanzar, ni crecer laboralmente. Hoy me decidí a seguir mirando hacia delante con lo que viniese a no ser yo quien se cierre todas las puertas, si no quien las vaya abriendo, una por una. Cada noticia mala que intento digerir la iré transformando en algo positivo, porque ya ha venido todo muy dañado este año.

Y así pensé, uno de mis proyectos porfin vio la luz… aunque siga estancada con otro. Mi novela corta consiguió una casa y una edición preciosa.

Yo también busco eso que llaman normalidad. En un bolso caramelos de colores calman mis dolores y me alivian  los días largos.

Ganas locas de quedarme en mi rincón de la pecera, pero también de ver florecer la hierba. De abrazar a los míos con tranquilidad, de tener una rutina que en mi vida y de levantar mi culo del sofá. Y de avanzar en mis proyectos sin temor a que se dañen en el intento.

Quiero la seguridad de una vida, de no respirar dolor y oscuridad. Dejando que el sol ilumine más haya de este mundo.

¡Feliz año!

“Emociones en 50 palabras” Septiembre.

Bueno como no, muy propio de mí, apuntarme a todo reto que se me pone delante.

Empiezo mi primer reto de Sadire Lleire.

“Emociones en 50 palabras”(bases).

Es el del mes de septiembre y nos añade esta foto para hacerlo.

Con el audio del lago de los cisnes.

Esta es mi propuesta.

“El protagonico”

Cada ampolla, callo y lagrima han merecido la pena. Si resultó conseguir el protagonista. La espera por la lista me agota un poco más, todo añadido a mi trabajo diario.

—Niña tozuda, debes trabajar más. Así no conseguirás nada. — La señora Docerthy es dura, pero me crió para ser fuerte.

(50 palabras)