La comida del tigre

Una vez más mis amigos de Masticadores de letras comparten uno de mis relatos entre sus lectores.

Gracias.

Masticadores

by Aneizar L.

—Tú podrías ser una gran mascota. Pero mi madre me enseñó, a no jugar con la comida.— Intento ignorar al tigre, que me lleva hablando media hora. ¿O una hora? No lo tengo muy claro. No tengo reloj, ni teléfono y no se como marcharme. Mi única compañía, es este bicho que se niega a dejarme.

Pero me deja, y me quedo sola. Grandes copos de nieve caen por encima de mí. El frío recorre cada parte de mi piel, y la angustia del deseo por mi medicación, me impide ver la verdadera realidad. No sé los días que llevo, viajando por mi mente. Lo que si se, es que los días sin dormir, se pasan rápido y se sufren lentos. Los continuos llantos, no me dejan relacionarme con el resto se seres humanos de mi vida. Seres conscientes de su existencia, seres que no son conscientes…

Ver la entrada original 281 palabras más

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s