Memoria.

Me sentí flotar hasta mi destino, pero nunca llegaba a el. Un velo cubría mi cuerpo y guiaba mi camino, pude percibir al final de esa inmensidad oscura una hermosa y cegadora luz. No es que quisiera o que tuviese que ir de forma forzada, lo único que sabía era que tenia que estar allí si o si… Al cruzar la claridad el manto se desprendió de mi quedándose sumido en la opacidad.

¿Qué? ¿Qué había al otro lado?

¿Qué lado?

¿Quién soy?

Y…¿Dónde estoy?

3 comentarios sobre “Memoria.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s