Anclados en bucle 2 – Realidad cero.

 

Al abrir los ojos, no puedo creer que lentos son cinco minutos, por que no ha pasado más que eso. La película se me hace pesada, decido apagar el portátil y sacar el móvil y escuchar algo de música. Visualizo a mi alrededor, no se han movido, todos siguen igual, el chico lee su libro, el señor sigue mirando su agenda y la señora sigue intentado comunicarse con su mini perro. Este viaje se me está haciendo pesado, muy pesado. Miro por la ventana, todo me aparece igual, como si viajásemos en círculos. Exactamente llevaremos ya seis o siete horas de tren, no sé exactamente que pensar, me encuentro bastante confusa, por el altavoz de la cabina, comunican la siguiente parada. Caminos Oteros. – Creo que esa parada, fue la anterior a la miá, donde yo cogí este mismo tren. Sera coincidencia, sera parecido el nombre, o leí mal antes de subirme. Al llegar a la parada, la vuelve a comunicar pero no para, tampoco le damos ninguna importancia, no abría nadie esperando. Después de tantas horas el chico decide comunicarse conmigo. – –

-¿No te parece que llevamos muchas horas, y muy poco movimiento, en un vagón tan grande?- Yo asiento, saco mi móvil de nuevo, para ver cuanta cobertura tengo y si puedo realizar alguna llamada. – Yo no tengo cobertura, ¿tú si? – Vuelve a dirigirse a mi. Yo tampoco tengo cobertura. Le digo que no gesticulando con mi cabeza. Me ofrece su mano y yo la estrecho con la miá.- Samuel.- Se presenta.

-Ruth.- Me presento yo. – Viajo a Gotxea, ¿tu?- Cuando va a decirme a donde se dirige el, frunce el ceño, parece confundido.-

-¿Eh? ¿Pues? No me acuerdo.- Saca de su bolsillo un papel, ¿en blanco?- Se supone que este es mi billete, está en blanco. – Saco el mio de mi bolsillo, tiene el agujero de la perforación, pero al igual que el de él, está en blanco.

-Perdona, ¿donde te dije que iba?, se me olvido. – Él comienza hacer gestos, intenta buscar las palabras, pero está mudo, no sabe que decirme. El hombre sigue a lo suyo, pero la señora sin dirigirse directamente a nosotros, habla con su perro, pero contestando a nuestras preguntas.-

-Fuffy, los niños no saben donde van. ¿yo tampoco? ¿lo olvide también? Si, lo olvide. ¿Quien es un perrito bueno? Fuffy es un perrito bueno. La señora completamente ida, con una voz ñoña y chillona, nos daba a entender que ella estaba tan perdida como nosotros, no dijo nada más, dejaba que su perro enano le lamiera la cara, mientras ella seguía hablándolo como a un bebe, cuando el adulto le dice gu-gu, ta-ta, y el bebe contestara jugando a eso. –

sawyer-bengtson-279792-unsplash

-¡Caramba Fuffy!, mi billete, también está en blanco, ¿de donde veníamos? ¿a donde íbamos?, no sabemos. – Si seguíamos así, esto me iba a desquiciar a mi también, ¡me cago en Fuffy, en la señora, en todos los pasajeros y el maquinista del tren! Esto seguro era una maldita pesadilla y yo tendría que despertar. –

-¿Samuel? ¿me acompañas? – Levanta la cabeza.-

-¿Donde? – Parece que necesita detalles.-

-Pues hombre, averiguar donde estamos o que pasa aquí. A buscar al maquinista o al resto de pasajeros. – Asiente, se levanta y me deja pasar para que vaya la primera. Al dirigirme hacia la puerta, el perro comienza a ladrar, sin explicación. La señora lo intenta calmar, pero se baja de los brazos de su ama y se pone detrás de nosotros a seguir ladrando. Al abrir la puerta el perro pasa primero. La señora se levanta y va detrás de el, no muy lejos por que las puertas siguientes están cerradas. La señora vuelve a su sitio cerrándose la puerta al entrar ella. Nosotros vemos como el tren va cada vez más rápido, entramos al siguiente vagón, hay como 10 personas en el, pero nadie nos mira al entrar, nadie saluda, ni se mueven, son estatuas vivientes, ya que podíamos escuchar sus respiraciones, el calor en el vagón y hasta el pulso. Ambos nos miramos, ninguno de los dos cree la situación. Continuamos de vagón en vagón y es más de lo mismo. Tenemos que hablar con el maquinista.

Anclados en bucle 1- Nuevo relato.firma

 

 

 

 

*Foto de Uriel soberanes en Unsplash.*( Imagen destacada)

*Foto de Sawyer Bengtson en Unsplash*


 

cc-by

1812059244606.barcode2-300.default

Anuncios

4 comentarios sobre “Anclados en bucle 2 – Realidad cero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s