El brujo del mar.

 

De nuevo cambiamos la ubicación del cuento, hoy nos encontramos pasando un día en el campo todos juntos, ya las dos están sentadas frente a mi en una manta, con el lago y los patos de fondo. Comencemos por donde lo dejamos.

El sol se refleja en nuestras colas y las descargas que estas sueltan no sirven para romper la gruesa red. La luz que hay, nos deja cegados y nos impide ver que hay al otro lado de la red. Un sonido brusco empieza a ser el centro de atención, la red comienza a vencer por el peso y los tres nos damos cuenta, decidimos hacer contra peso y que así podamos volver al agua. Finalmente conseguimos partir el gancho que cuelga la red y caemos de nuevo al agua, sin saber que o quien nos haya podido ver. Una vez libres, salimos a la superficie, debemos asegurar que no sale otra red. Vemos un gran barco pesquero de la zona y los trabajadores de este no están seguros de lo que ha podido pasar. Ponemos rumbo hacia un lugar seguro, los valacv me siguen sin hacer preguntas, aun. Ambos son grandes y fuertes, con el pelo castaño, parecen una copia uno del otro.-

-¿Sois gemelos? – Mi cara de confusión les debe de hacer mucha gracia, por que no paran de reírse. Alzo una de mis cejas y los fulmino con la mirada. Uno de ellos se dirige a mi y estrecha su mano.

-Si, ja, ja, ja, yo soy Zeltius y él es mi hermano Zeltar.- Asiento como que le he entendido y me doy media vuelta, dándoles la espalda.-

-Bueno, yo soy Lucille, a un que ya lo sabréis, Odine os habrá puesto al tanto de todo y no pienso volver. – Sigo sin dirigirme directamente a ellos, el que creo que es Zeltius, va hasta mi dirección y se pone frente a mi.-

-Nosotros también queremos proteger la Ciudad, también es nuestro hogar. Odine nos ha pedido que no te dejemos sola, no que te regresemos a Ciudad Ámbar. Solo explicanos tu plan y que es lo que sabes y nosotros te contaremos lo que sabemos.- Vuelvo asentir. La cara de ambos al ver que no tenia un claro plan, se les veía completamente desencajados.-

-Debemos de saber bien todo el por que, el siguiente punto esta lejos, pero claramente seria el que continué respecto a poder. También debo decirte, que antes de irte, escuchamos como el consejo, sin Odine, quería quitarla de su cargo. Hablaban de un brujo de mar, que se ofrecía ayudar a la ciudad a cambio de protección. Se lo estaban planteando. Ahí fue cuando fuimos en busca de Odine y nos pidió que te ayudásemos en lo que hiciese falta. Eso es todo.- Un brujo de mar… No suena para nada a salvación, siento que ese lagarto de algas quiere aprovechar por completo el poco poder que queda y sera cuando muera del todo el corazón de la ciudad.- rhett-wesley-343206-unsplash.jpg

-Debemos averiguar más sobre ese brujo, busquemos algunas pozas, ya mañana continuaremos hacia la Ciudad Agua marina.- Después de mucho nadar, por fin encontramos unas pozas, parece que ahora no se encuentran en casa, todo tirado y faltando cosas básicas, me hace pensar que tuvieron que huir del lugar. Explorando un poco dentro de las pozas, Zeltar encuentra unas runas y dibujos en ella, llaman nuestra atención, en ella se ve una maraña de algas moradas y verdes, tiene ojos y de ellas salen rallos o ¿entran?.

Saco de mi bolsa una hoja y un carbón y remarco para poder llevárnoslos, lo meto dentro de una bolsa que recogí en una playa, para evitar que se estropee, parece que esta no deja pasar el agua, la vi bastante útil. Por la poza vamos encontrando las mismas runas, una y otra vez. Antes de poder descansar terminamos de asegurar el local, y cogemos algunas cosas que nos podrían venir bien para el viaje. Entre tantas cosas, una de ellas, es un libro antiguo, en él hablan de un ser de agua, que solo vive de la oscuridad, y absorbiendo el poder de el resto de seres mágicos, sea cual sea su elemento. El libro parece un diario, también encontramos runas, entre ellas, la que esta dibujada por cada una de las cavidades de la cueva. En el libro explica que es de protección y que evita que entre la oscuridad, llamando así a la luz.

 

Comienza a llover y recogemos todas las cosas deprisa. Una vez todos montados en el coche y empapados, Lucy pronto agotada, se queda dormida.

*Foto de Rhett Wesley en Unsplash.*

 

Nuevos planes- Caminando por tierra.

Caminando en tierra.firma

La Ciudad Ámbar.

Los puntos mágicos.

 

 

 


 

cc-by

1901049527307.barcode-150.default

Un comentario sobre "El brujo del mar."

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s