Prima quae prius 3.

Me despierto confusa, en una habitación totalmente blanca, parece que de nuevo me encuentro en el hospital. No me acuerdo de nada. Bueno salí de la comisaria, llegué a mi casa, me duche y eso fue todo. Mi madre y el médico se encontraban hablando fuera. No se escucha claro de que hablan. Ambos entran a la habitación, el doctor se dirige directamente a mí.

– Bueno señorita, ¿como se encuentra? – Asiento, respondiendo que bien. –
– Bueno, hemos seguido haciéndote pruebas, hemos encontrado similitud en tu sangre y en la de tu amiga.-
– ¿Similitud?- respondo extrañada. El doctor agacha la cabeza y su cara se vuelve más fría. –
– Si, tenéis una compatibilidad del 95%, pero en las pruebas de ADN, se demuestra que no es por parentesco. Algo en vuestra sangre ha sido alterado.- No sé que contestarle, sigo tan confundida por la situación. Al mirar a mi madre, ella tampoco es capaz de articular ninguna palabra, se siente igual que yo. Su teléfono comienza a sonar, se dirige a la terraza de la habitación, a penas son murmullos los que logro escuchar. Al colgar se acerca, sujeta fuerte mi mano, comienza a sonreír.
– ¿Mamá? ¿Está todo bien? – Sigue sonriendo y sin contestarme comienza asentir. –
– Lo atraparon hija, lo tienen. – Las lágrimas brotaban por sus ojos, sé que de alegría, me abrazo fuerte, era agradable recibir un abrazo en tanto tiempo, era cálido. Mi madre al ver que yo no contestaba, me lo volvió a repetir. –
– ¿Hija? ¿me escuchas? – Sin contestarle, me levanto, ha sido rápido y fácil, ¿seguro que lo han cogido a el?, es demasiado listo, me resulta muy extraño.

Por la puerta entran ambos detectives, saludan y le piden a mi madre hablar un momento conmigo.-
– Que sea rápido, ella no se encuentra en condiciones, por eso esta así. Esperare fuera, si me necesitas, llamame.- Me mira y después sale por la puerta.
-¿Quieren continuar hablando?- Muestro algo de frialdad, ya que no tengo ánimos para continuar hoy con todo. –
– No, estamos aquí, por que como ya sabrá, ya le tenemos bajo nuestro cargo. El no ha querido hablar. Pero ante muestras de sangre y ADN, que hubo que hacer para una de las pruebas, hemos encontrado la misma compatibilidad que con usted y las otras víctimas. Sin el patrón del gen. Lo que no hemos encontrado es el sitio donde estabais, ni el laboratorio. Necesitamos que nos guíes. Saber el porque de esa compatibilidad, que es y cómo actúa.
– Yo os digo como es, pero no esperen que les lleve, yo allí no pienso volver, márchese. ¿Mama? ¿Mama? – No me encuentro con fuerzas de seguir el ritmo de la conversación, les invito a marcharse y llamo a mi
Madre, obligándoles así a salir, me hecho hacia atrás para intentar coger el sueño.

– ¿Alicia? Despierta, soy yo. – Al abrir los ojos Aneme mira con sus grandes ojos, demasiado ceca de mi cara y respirando muy fuerte.- Corre despierta, aquí no estamos seguras, no es el, no lo han detenido, los ha engañado. – su rostro se ve muy pálido y ojeroso, se la ve muy nerviosa y no deja de tirar de mi brazo para salir. –
– ¿De que hablas? Me estas asustando Ane. – sigue su actitud anterior.-
– Él está aquí, debemos huir. – Su cara se oscurece y sus ojos muestran el mio, ese miedo que me transmiten, no lo pienso y la sigo, nuestra prioridad de nuevo seguir con
vida.


Prima quae prius 2.

Prima quae prius

Normalis vitae.

Finita est.

BA ad.

Fuga consilium.

Ad inferis.

depresso.

Primo contactu.

Haec.

Peperit.

Coactio.

Ipsum.

Volo vincere ludum tuum.

Suspicionis.

Confodere.

Dolorem.

Hic incipit 2.

Hic incipit.


 

8 comentarios sobre “Prima quae prius 3.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s